Sin titulo

Sus sonrisas dejaron de ser el motivo de las mias y me converti en el monstruo con los que tenia pesadillas cada noche. Deje que la sangre maldita que corre por mis venas terminara corrompiendome y al final fui el verdugo de la mas inocente de las victimas.

Cada noche ruego que los demonios que poblan las siniestras oscuridades vengan a buscarme reclamando vengaza de las victimas; pero ellos se niegan a dar ese consuelo a un ser maldito como yo.

Vivo cada dia sabiendo que no merezco estar en este mundo despues de haber arrancado de el a tantos inocentes.

llega la noche deseando que sea la ultima y cuando el primer rayo de luz se cuela por mi ventana maldijo el dia y maldijo la noche en que la sangre monstruosa me guia a buscar carne y sangre con que conservar esta vida de la que reniego.

incapaz de acabar con la vida que desprecio y destruyendo las mas valiosas a mi alrededor, mis noches acaban en sollozos.

Una noche de tantas y una nueva victima.

La sangre inmortal tan codiciada escapa de mi boca y de mis multiples heridas. Ella esta parada ahi con una daga que no se porque me causa miedo. me hirio con ella repetidas veces cuando me alimentaba aprovechandose de que no puedo separarme de mi victima hasta no haber devorado el corazon. La daga brilla cruelmente con el rojo de mi sangre chorreando de ella.

– Permiteme tomar tu corazon – dice suplicante – deja que acabe con tu vida miserable. Deja que libere tu alma. Deja que arranque la maldicion de tu cuerpo y que todo termine.

quiero decirle que si. Que puede tomar mi corazon. Se que mi destino sera ese infierno en donde los condenados son torturados. y si al menos de esa manera puedo volver a ver a aquella pequeña que se acurrucaba en mis brazos valdra la pena.

Sin embargo es un alarido de dolor lo que brota de mi garganta. Me arrojo hacia ella incapaz de evitarlo para hundir mis garras en su pecho y arrancar su corazon y devorarlo a pesar de que ya he cobrado la victima de la noche.

Ella es veloz y mis movimientos demasiado torpes por la perdida de sangre y la bestia que me domina en ese momento demasiado viceral y rabiosa no logra atraparla.

A pesar de lo pequeña que es me domina con facilidad y pronto veo la punta de esa daga bajar como en camara lenta hacia mi y escucho su llanto mezclado con las palabras "perdoname" salir en forma de sollozo de sus labios. La daga es calida en mi pecho. casi como una caricia.

ella cae sobre mi pecho del cual brota una increible cantidad de sangre en la que ella se empapa casi por completo. sigo escuchando los sollozos pero no logro ver nada excepto una luz blanca y una hermosa sonrisa que me da la bienvenida y perdona todos mis pecados. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: