Aibhill

 

SASHA

 
 
 
 

sirena 3

sirena 4

 
 
Su cabello negro  contrastaba maravillosamente con su piel de un blanco pálido y sus labios de un brillante rojo. Un mechón de cabello cubria la cuenca vacia ocupada por una esmeralda de deliciosa brillantes aunque su único ojo competia con la belleza de la joya. Se recostó contra  la fría vidriera viendo hacia el oscuro espacio poblado de estrellas, había visitando muchas de ellas  y había destruido otras tantas, sin embargo, el oscuro vacio era un reflejo perfecto de su alma atormentada, con millones de luces de esperanza a  las cuales aferrarse para seguir viva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: