Celli

Aun ahora, despues de tantos siglos de soledad, recuerdo el color de tus ojos, la dulzura de tu voz, la calidez de tus caricias. Un dejavu siniestro que me acosa constantemente , que ha veces es maldicion y a veces bendicion. tu rostro en la ventana del tiempo sonriendo con maldad. ¿Cuando te quedaras conmigo para siempre?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: