Icaro y Reza

***

Su figura menuda casi desaparecia en la claridad de las lamparas. Yo estaba apoyada de espaldas contra la pared. Regreso a mi lado. Todo ella manchada de sangre. Limpio el cuchillo en sus ropas y me lo entrego.
Devoro los ojos que tenia en la mano y que habia arrancado al hombre que habia asesinado.
– Estan todos despiertos  – dijo tras un segundo – estan buscandonos. La pitonisa mando un abismal con una maldicion para padre. Ya no puede utilizar sus poderes celestiales. Es casi humano. Nuestra ventaja.
– Estoy aburrida – conteste – dejemos que pase lo que tenga que pasar. El destino es terco, siempre termina cayendo sobre nosotros.
– Ah… no podrias mostrar un poco mas de interes – dijo ligeramente exasperada
– nop…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: