Archive for the By Urumei (Mis Fanfics) Category

Gabriel

Posted in By Urumei (Mis Fanfics) on 26 junio, 2008 by urumei7730

doll

John sintio el peso de una mirada y se volvio. Frente a el habia un hombre de aspecto andrógino. Su lacio cabello rubio le caia de forma flacida sobre el rostro de facciones delicadas en un corte asimetrico.

 

El hombre sonrio de manera sensual mordiendo sus labios con apetito.

 

John lanzo un suspiro.

 

– ¿Tu de nuevo? Pense que te habia dicho que no queria que te volvieras a atravezar en mi camino.

– ¿Ahora no puedo visitar a mis viejos amigos? – inquirio con falso reproche. Vestia jeans rotos en las rodillas y una camiseta blanca con dibujos de alas en la espalda la cual se le untaba de manera exquisita al cuerpo.

– Tu y yo nunca fuimos amigos – escupio John – ahora largate o no sere responsable de mis actos.

– Puedes hacerme lo que quieras – dijo meloso – Insultame, golpeame, maldiceme… matame – sin poder evitarlo en la ultima palabra su voz tuvo un tono de suplica.

 

John sonrio.

 

– Largate. No me hagas perder mi tiempo, Gabriel.

 

Sencillamente le dio la espalda. Gabriel lo vio con reproche mientras John Constantine lo dejaba nuevamente solo.

 

Hacia tan solo un año que por castigo divino se habia convertido en humano con todo lo que ello implicaba. Le asqueaba la suciedad de Los Angeles, ese lugar no merecia ese nombre, pozo del infierno le quedaba mejor. Con sus pordioseros de mirada suplicante y sus prostitutas que casi andaban desnudas por las calles, con mas maquillaje que ropa encima.

 

Empezo a llover. Hizo un mohin de enojo. Esa tarde habia ido a que le alaciaran el cabello, unas cuantas gotas y se le volvio a ondular. No importaba eso, pero empezaba a sentir frio. Sentir las inclemencias del tiempo, tener que caminar de un lado a otro, tener hambre, odiaba eso de ser humano. Pero a pesar de todo disfrutaba las sensaciones, el dolor, que habia sentido verdaderamente por primera vez cuando John lo golpeo en el rostro, el placer que habia sentido la primera vez que tuvo sexo, la caricia del aire en su rostro, la pesades del cuerpo en el agua, eso era exquisito… su estomago le reclamo, no habia comido nada desde la mañana. Se maldijo interiormente recordando que la razon por la que habia ido a buscar a John era para pedirle dinero.

 

Se quedo parado abrazandose a si mismo mientras esperaba a que cambiara el semáforo para cruzar la calle.

 

Un aliento calido a su espalda y olor a malboro. Se volvio.

 

Un hombre de piel ligeramente dorada estaba parado tras el.

 

Gabriel se dio cuenta en seguida de quien se trataba.

 

Astaroth miro en direccion a una limosina negra parada al otro lado. Le hizo un gesto a Gabriel de que fuera por delante.

 

Gabriel agradecia poder estar en un lugar calido. Astarot subio tras el y cerro la puerta. El coche se puso en marcha.

 

– Gracias – musito Gabriel cuando Astaroth le tendio una toalla. Seco su cabello que volvia a su anterior aspecto ondulado

– Quien lo diria – susurro Astarot con voz ronca, Gabriel se pregunto si seria por el cigarrillo que empezaba a afectar su cuerpo humano – el mas grande de los arcángeles un angel caido.

– Las cosas no siempre salen como uno las planeas, ¿sabes?

– Estas tomandote con mucha calma esto de ser humano, no te parece.

 

Gabriel sonrio de manera misteriosa.

 

***

 

Astarot penetro la delicada piel de su espalda con sus afilados colmillos vampiricos mientras se hundia en el interior de Gabriel que aferraba con dolor la sabana. Suaves jadeos en contraste con los salvajes gemidos de placer de Astarot al poseerlo y su gruñido cuando acabo dentro de el. Sus uñas como cuchillos dejando marcas rojas y sanguinolentas en su piel.

 

Un fajo de billetes de cien arrojado contra su rostro y un simple “largate” cuando acabo.

 

Gabriel tomo el dinero sin inmutarse de la falta de modales del demonio, con ese dinero podria quedarse en un buen hotel al menos por una semana y quizás comprarse unas cuantas cositas que vestir. Se pregunto si le alcanzaria para comprarse las botas altas que habia visto el día anterior.

 

– Y se supone que esto es un castigo – dijo mientras salia de la enorme mansión del demonio con una sonrisa satisfecha en su rostro.

 

***

Pelicula. Constantine

 

Gabriel no era lo que me esperaba, pero tuvo sus momentos buenos… y la escena cuando ve su sangre me encanto.

 

Creo que se suicida. Se arroja al agua, creo que es posible que lo hiciera.

 

– Argh – dando fuertes manotazos y cogiendo aire con desesperación – aah, aah – escupiendo un poco del agua que habia tomado – GUACALA SABE A AZUFRE.

 

Fic de Smallville

Posted in By Urumei (Mis Fanfics) on 17 junio, 2008 by urumei7730

thumb_big_lana__clark_y_lex

 
El gran problema entre ellos siempre habia sido la confianza. El idealizaba a las personas sin tomar en cuenta que como seres humanos que son cometen errores y tienen sus oscuros secretos que no rebelan a nadie, mucho menos a sus seres queridos. Elevaba a las personas a un altar y cuando caian… ese era el final. Cero confianza.

Lex  dejo que el wiski resbalara por su garganta. Aun le dolian los moratones que le habia dejado Lana. Clark habia aparecido al final -como siempre- y habia salvado su vida -casi seguro-. Y despues se presentaba en la mansion -siempre pase libre para el, (Lex nunca penso en contratar nueva seguridad)- a preguntar si levantaria cargos contra la mujer que habia amado -o con la que, mas bien, se habia obsesionado-

Clark… cuantas veces habian reido ellos dos, juntos. Cuantas veces Clark habia declarado que confiaba en el y cuantas mas le habia suplicado la verdad. Pero el nunca estuvo listo para la verdad. Clark… Un misterio mas que resolver.

Lana pronto se daria cuenta como era caer de ese altar. Como era que la persona que amas te vea de esa manera. La desconfianza latente en sus ojos. El falso perdon.

Lex sonrio y dejo el vaso vacio sobre la mesa. Era dificil ser una persona perfecta.

Animago

Posted in By Urumei (Mis Fanfics) on 24 agosto, 2007 by urumei7730

disclaimer: No soy J. K. Rowling, por lo tanto los personajes de Ginny, Harry, Ron y todos los que se mencionan no me pertenecen.

****

Ginny golpeo con fuerza una bludger. Harry volaba de una lado a otro del campo dando instrucciones. Ron no había permitido que entrara ninguna quaffle a los aros.

Terry, el otro golpeador, parecia tremendamente aburrido. Una bludger se dirigia hacia el y la golpeo a un lado que hasta hacia un momento estaba vacio pero que ahora estaba ocupado por una lechuza marron

– ¡¡CUIDADO!! – grito Ginny, pero era demasiado tarde. La bludger que lanzara terry golpeo a la lechuza que cruzaba el campo.

Harry se lanzo al mismo tiempo que Ginny tras la criatura herida que se precipitaba al suelo arenoso. Pocos metros antes de tocar piso logro atraparla y se elevo nuevamente al cielo para después bajar con un aterrizaje perfecto. Tras de el bajaron los demas jugadores. Ginny corrio a socorrer al ave herida.

La lechuza ululaba con dolor.

– Quizás tiene el ala rota.

– No la vi – exclamo terry con angustia –

– dejame revisarla – dijo Ginny.

Con todo el cuidado de que era capaz le levanto ligeramente el ala. La lechuza ululo enojada lanzando picotazos a diestro y siniestro.

– Sera mejor que la llevemos con la profesora Grubbly plank – recomendo harry.

– yo te acompaño – dijo Ginny.

– no tiene el ala rota – dijo la profesora Grubbly plank después de revisar a la lechuza ( y recibir dos que tres picotazos) – pero no podra utilizarla al menos por una semana, señorita Weasley, su lechuza necesita descanso para recuperarse.

– No es mi lechuza – aclaro Ginny – pero mientras averiguamos quien es el dueño me hare cargo de ella. Ven – dijo la chica y la lechuza se acerco a ella.

Ginny tomo en brazos a la enorme lechuza marron.

– ¿Qué te da de comer tu dueño? – inquirió Ginny al sentir el peso del ave. La lechuza intento picarla todo el camino a Griffyndor.

La chica deposito cuidadosamente a la lechuza en su cama.

– Ahora vuelvo – dijo y salio de la habitación.

La lechuza miro a su alrededor. Había cuatro camas en el lugar. En la que se hallaba tenia colchas de color rosa. En la cabecera había varios muñecos de peluche, una lechuza blanca hecha a mano que, supuso, fue obra de la pelirroja en honor a hedwigd, la lechuza de harry.

La lechuza bufo con fastidio. Ginny llego con una bolsa de chucherias lechuciles.

– Espero que te gusten – dijo mientras depositaba un montoncito a las patas de su invitada.

Ella las miro con gesto critico y después giro la cabeza indignada.

– Vamos – insistio Ginny – son deliciosas.

La lechuza tomo algunas con una pata y las deposito frente a la pelirroja y la miro fijamente.

– ¿Qué quieres? – inquirió – ¿Qué las coma?

La lechuza ululo como diciendo: SI.

– Son para lechuzas… bueno, dije que eran deliciosas, pero para las lechuzas no para las brujas.

La lechuza le dio la espalda.

– ¿Estas enojada? – pregunto la pelirroja recostándose en la cama y peligrosamente cerca del ave de mal carácter.

La lechuza no se volvio. Ginny poso la mano sobre la cabeza del animal. Primero se tenso pero cuando ella empezo a acariciarla empezo a dejarse hacer por la pelirroja.

– ¿Me perdonas? – pregunto la chica. La lechuza se dio la vuelta para verla. Ginny dejo resbalar la mano de la cabeza del ave a la parte de abajo del pico – Creo que es un si.

Ginny se quedo mirando fijamente al ave. Sus ojos eran marrones. Tenia las plumas ligeramente rizadas en distintas direcciones y las uñas de sus garras estaban pintadas.

– Eres hermosa – dijo Ginny sin pensárselo.

La lechuza se acerco a saltitos hasta ella y se pego a ella como haria un gato. Ginny rio cuando las plumas de la lechuza le hicieron cosquillas en la nariz.

Una especie de gruñido se escucho. La lechuza se alejo de Ginny asustada.

– Lo siento – dijo la pelirroja – creo que deberia ir a comer algo. Aunque no quiero dejarte aquí sola.

Acababa de decir aquello cuando la puerta se abrio.

– Hey, Ginny – saludo casandra, una rubita compañera de la chica -¿Qué es esa cosa? – dijo al ver a la lechuza.

– No es una cosa – dijo con disgusto Ginny – es la lechuza que golpeo terry en el entrenamiento.

– Me sorprende que pueda volar, esta muy gorda – indico la pelirrubia.

La lechuza cerro el pico amenazadoramente.

– y tiene pesimo carácter – agrego.

– Tu tambien lo tendrías si un imbécil como terry te hubiera golpeado con una bludger.

– Quizás. ¿bajaras a comer? – pregunto

– Si. Me muero de hambre – dijo la chica levantándose de la cama – nos vemos al rato – dijo despidiéndose de la lechuza.

El ave lanzo una mirada critica a la habitación cuando ambas chicas se hubieron marchado. Al volver la vista nuevamente a la cabecera de la cama de Ginny vio algo rosa sobresalir de debajo del mundo de peluches. Sus ojos brillaron con malicia.

Estiro la mano – la que no tenia herida – y tomo el objeto.

El diario de Ginny Weasley.

– hoy no es el peor día de mi vida, después de todo – decidio.

Saco su varita de entre la tunica y se lanzo un hechizo de curación sobre el ala, correccion, el brazo herido. Se acerco a la ventana y una vez mas adopto su forma de animago y salio volando de la torre Griffyndor.

Moon Child

Posted in By Urumei (Mis Fanfics) on 23 agosto, 2007 by urumei7730

Vivo chupandole la vida a los demas. ¿Sabes que se siente? A veces no puedo soportarlo.

Finalmente pude decir lo que durante mucho tiempo habia estado en mi cabeza. a pesar de lo que piense Sho soy un ser maldito. para el soy uno mas de sus amigos. Se que el daria la vida gustoso por mi al igual que por Shinji y Toshi. el me acepto cuando yo sentia que mi vida ya no significaba nada. Cuando pensaba que ya la vida no valia la pena y a pesar de eso seguia aferrado a ella. Su sonrisa abierta dirigida a mi, incluso despues de verme alimentando, fue lo unico que me pudo salvar en aquel momento. ¿En este que me puede salvar?

Estan creciendo todos ustedes. pronto me dejaran atras.

Mi gran temor. Cuando eran pequeños solo shinji y sho se daban cuenta de mi verdadera situacion. para Toshi, siempre ingenuo, incluso ahora, sigo siendo un excentrico, su mente sencilla no tiene problemas para lidiar con el hecho de que sigo igual de joven que cuando me conocio. Pero para mi eso se hace mas evidente cada dia. Los vi crecer para ser lo que son. Huerfanos luchando por sobrevivir, robando para comprar comida. Adolescentes preocupados por parecer rudos y no acabar bajo el yugo de los demas. hombres, determinados a proteger lo poco que tienen. pronto seran inalcansables.

Sho, algun dia moriras y yo seguire viviendo ¡CREES QUE ES DIVERTIDO!

Estoy descargando mi furia con el. se que es injusto pero… me le quedo mirando. el solo ve el vacio mientras las lagrimas salen de sus ojos. ¿Porque soy tan malo con la unica persona que me ama? Finalmente me acerco a el y limpio las lafrimas con mis manos.

Eres un lloron – le dijo mientras lo aprieto contra mi pecho y deposito un beso en su cabello – como cuando eras niño.

El no dice nada.

Deberias irte. Estaran preocupados por ti.

poco despues lo veo marchar. Se que aun sigue pensando en mis palabras amargas en esos reproches que no iban realamente dirigidos a el. Y a pesar de que se que debo apartarlo de mi sigue siendo tan dificil como lo fue el dia que tome esa decision.